Buscarán que los rugbiers reciban prisión perpetua

Los autores de la salvaje agresión que terminó con la vida de Fernando Báez Sosa podrían recibir una pena de prisión perpetua, según precisaron especialistas en el tema. Hasta el momento hay 11 detenidos por asesinato del joven estudiante de Derecho. Los acusados son todos jóvenes oriundos de Zárate, entre 18 y 21 años, la mayoría jugadores de rugby del club Arsenal, que habían viajado a Villa Gesell a pasar sus vacaciones.

El sábado pasado a la madrugada, tras una discusión que se produjo en el interior del boliche Le Brique con otro grupo, los rugbiers los atacaron brutalmente, ensañándose en particular contra uno de ellos. El hecho quedó registrado por una serie de videos de testigos.

En un primer momento la causa fue caratulada como “homicidio en riña”, un delito que prevé una pena de entre 2 a 6 años de prisión y es considerablemente más leve que la que le corresponde a un homicidio simple (de 8 a 25 años).

Sin embargo, antes de iniciar las indagatorias, el fiscal Walter Mercuri de la UFI N° 8 de Madariaga y la fiscal Verónica Zamboni, de la UFID N°6 de Villa Gesell, cambiaron la tipificación a «homicidio agravado por concurso premeditado de dos o más personas y alevosía”, por lo que los culpables enfrentarían una pena de prisión perpetua.

Como estipula el artículo 95 del Código Penal, para que una muerte quede encuadrada dentro de la figura del homicidio en riña, en el hecho deben participar “dos o más personas sin que constare quienes causaron” la muerte o las lesiones. En ese caso, “se tendrá por autores a todos los que ejercieron violencia sobre la persona del ofendido y se aplicará reclusión o prisión de dos a seis años en caso de muerte y de uno a cuatro en caso de lesión”.

Esta figura legal ha recibido cuestionamientos en el mundo del derecho debido a que muchos especialistas entienden que al no estar claro quién es el autor del delito no se estaría respetando los principio de inocencia y de culpabilidad. Esto obligó a la Corte Suprema a sentar un precedente en 2006. En el caso “Antiñir” el máximo tribunal convalidó la tipificación y determinó que la misma era constitucional.

“Por lo que se pudo conocer a través de los videos y de las primeras informaciones, este caso no parecería encuadrar en un homicidio en riña. Para que haya una riña la tienen que protagonizar dos grupos de personas. Entiendo que la estrategia de la defensa tal vez encare para ese lado porque es una pena de menor cuantía”, explicó Gabriel Iezzi, abogado especializado en derecho penal, a Infobae.

«Si bien hubo aparentemente algún empujón o insulto adentro del boliche no parece que ese sea el caso”, indicó. “Hubo un grupo de personas determinadas que son estos 11 jugadores de rugby de Zárate, que además habían consumido alcohol, y directamente salieron con toda la intención de agredir”. La autopsia, además, reveló que Báez Sosa murió a causa de un traumatismo severo de cráneo: un golpe muy fuerte en la cabeza que le provocó un sangrado interno y la muerte inmediata.

“El hecho es un homicidio en riña en la medida de que el muerto se defienda. Cuando el muerto no se defiende empiezan a jugar otros factores al momento de decir que hay involucramiento de dos o más personas y alevosía”, aclaró por su parte el abogado Christian Poletti. “La premeditación o el concurso premeditado de dos o más personas es tener la intención de matar a alguien. Lo que está haciendo la fiscalía es señalar que las las personas tuvieron el dolo directo, que quisieron matarlo”, explicó pero aclaró: “Me parece que es una imputación difícil de acreditar”.

Este domingo por la tarde, 10 de los detenidos -cinco de ellos alojados en la Comisaría 2da de Gesell y otros cinco en la comisaría 1era de Pinamar- se negaron a declarar. Esta mañana, sin embargo, sí declaró en indagatoria Pablo Ventura, el detenido número 11, que fue señalado por el resto de los acusados e intenta probar que se encontraba en Zárate al momento que ocurrió el hecho.

A los 11 acusados se les tomará una muestra de sangre para contrastar con las muestras hemáticas que había en la ropa y elementos que fueron secuestrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada siguiente

El tremendo relato de una testigo del crimen contra Fernando Báez Sosa

Mar Ene 21 , 2020
Una joven de 17 años, de nombre Tatiana, estuvo en el boliche Le Brique y relató todo lo que vivió la madrugada en que un grupo de rugbiers asesinaron a golpes a Fernando Báez Sosa en Villa Gesell. Contó cómo ninguna autoridad del boliche ni policial intentó frenar el ataque y también lo […]