La cuarentena aumentó el volumen del consumo de drogas

La cuarentena aumentó el consumo de drogas legales. Los especialistas habían anticipado que las situaciones de estrés traumático pueden abrir la puerta a las adicciones y una encuesta online realizada por la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba en todo el país revela que 73,2% de los consultados reconoció haber consumido una sustancia psicoactiva durante el período de aislamiento. El 41% señaló que incrementó la frecuencia de consumo, y 33% admitió consumir mayor cantidad.

Entre quienes incrementaron su patrón de consumo, el abuso más mencionado -54% de los casos- fue el alcohol (solo o en combinación); la nicotina fue señalada por el 35% de las personas; la marihuana (sola o en combinación) fue apuntada por el 29,6% y 7,8% comentó haber aumentado el consumo de psicofármacos con o sin receta.

El relevamiento se realizó entre el 7 de abril y el 8 de mayo -período más homogéneo del aislamiento en todo el país- y abarcó 1007 casos de mayores de 18 años de las 23 provincias y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA). El trabajo es de Florencia Serena, Elena Colasanti, Andrea Santillán y Raúl Gómez (director), miembros de la Unidad de Estudios Epidemiológicos en Salud Mental de Psicología de la UNC. Para el estudio, consideraron sustancias psicoactivas al alcohol, la nicotina, la cocaína, la marihuana, el LSD, el éxtasis, los psicofármacos y similares.

Raúl Gómez, director del proyecto de investigación y vicedecano de Psicología, señaló al diario La Nación que los resultados marcan la necesidad de incluir, entre las disposiciones sanitarias que se vienen instrumentando en todo el país, protocolos enfocados en la salud mental.

«Es evidente que hace falta incorporar dispositivos de acompañamiento, de escucha y de contención; es un aspecto que se ha dejado de lado en todas las medidas sanitarias. Recomendamos, además, hacerlo de manera integral y centralizada desde los estados nacional, provinciales y municipales», afirma Gómez y repasa que en su facultad hay en marcha un programa en esa línea.

Una de las conclusiones relevantes del trabajo es el reconocimiento del encierro como un agravante de la salud mental e insisten en que el estudio es una «evidencia empírica» en ese sentido.

Casi el 20% de quienes reconocieron que consumieron sustancias violaron la cuarentena para conseguirlas. «Esto indica que en ese segmento hay una compulsión a consumir, y es uno de los tantos indicadores que se pueden vincular al consumo problemático», explica Serena. Consultados sobre los motivos que los llevaron a un mayor consumo, el 57% indicó la ansiedad y 47% la necesidad de relajación. Otras razones apuntadas son similares («me quería divertir», «me quería distraer», «quería dejar de pensar»). Para los investigadores implican un estado de inquietud en las personas.

Gómez plantea que hay situaciones siempre preexistentes, de ansiedad, de malestar o padecimiento psíquico, «que las condiciones de cuarentena han agravado. Alguien que estaba ansioso, se pone más ansioso, por ejemplo. El aislamiento no está incorporando algo totalmente nuevo a la condición previa de los sujetos, sino que está funcionando como un amplificador de malestares preexistentes».

La encuesta también avanzó sobre si se había tratado de controlar el consumo: 48,5% informó que no había intentado evitarlo, ni disminuirlo. El grupo restante mencionó una gama de estrategias utilizadas, no excluyentes entre sí.

Para evaluar posibles secuelas después de la cuarentena, se les preguntó a los encuestados si creían poder controlar su adicción. El 23% afirmó que le resultaría un poco o muy difícil dejar de consumir finalizado el aislamiento social. Frente a ese contexto, los investigadores señalaron que hay variaciones por género: las mujeres se perciben menos autoeficaces para controlar ese consumo.

Del trabajo se desprenden las condiciones socioeconómicas de los consultados; 20% manifestó que en cuarentena sus ingresos disminuyeron «notablemente» (46% directamente no tiene) y 52,6% hace teletrabajo.

El relevamiento se hizo a través de un formulario digital distribuido por redes sociales utilizando la técnica de «bola de nieve», con el objetivo de recabar información de todo el territorio nacional. «El tamaño de la muestra se va a incrementando a partir de que los convocados van a reclutar nuevas personas. Tiene la ventaja de que los encuestados se convierten en nuevos reclutadores, aunque la limitación puede ser que haya un sesgo en las redes de las personas. La gran ventaja es que es un recurso rápido para desarrollar una encuesta con una cantidad pertinente de casos», explica Gómez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

El crudo relato de Adrián Suar sobre la situación de Polka

Lun Jul 27 , 2020
a cuarentena por COVID-19 generó una fuerte crisis económica en Polka, donde tuvieron que congelar las grabaciones de las ficciones. A raíz de esta situación, Adrián Suar aseguró que no saben cuándo volverán a abrir las puertas de la productora. «Es el momento más difícil de mi carrera, al menos […]