Polémica, Coronavirus ¿Sirve realmente usar barbijos?

Aunque las mascarillas quirúrgicas o barbijos reducen el riesgo de contagio de infecciones respiratorias como el nuevo coronavirus, su uso no se recomienda a personas sanas en la vida cotidiana. Sólo están justificadas en personas que tienen una infección respiratoria para no contagiar a otros, y en el personal sanitario o familiares que atienden a estos pacientes para no contraer la infección.

Esta es la recomendación que hacen la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Centro de Prevención y Control de Enfermedades de Europa y el de Estados Unidos y médicos especialistas en infecciones consultados por La Vanguardia ante la extensión de la epidemia de Covid-19 causada por el nuevo coronavirus.

La recomendación se basa en los estudios científicos que han evaluado la utilidad de las mascarillas, y que han demostrado su eficacia en hospitales y en personas que atienden a enfermos en entornos cerrados, pero no en otros lugares.

Un uso masivo de mascarillas por parte de la población, además, provocaría un déficit de mascarillas en los hospitales, precisamente donde es más alto el riesgo de contagio. “En lugar de ayudar a contener el virus, facilitaría su propagación”, advierte Benito Almirante, jefe del servicio de enfermedades infecciosas en el hospital Vall d’Hebron de Barcelona.

Pese a estas recomendaciones, en regiones afectadas por el coronavirus como el norte de Italia y Corea del Sur miles de ciudadanos han ido a las farmacias para hacer acopio de mascarillas, informa Bloomberg.

Los múltiples modelos de mascarillas existentes se agrupan en dos tipos principales. Por un lado, los respiradores, especialmente diseñados para proteger a quien los lleva, ya que evitan la entrada de sustancias tóxicas o agentes patógenos. Por otro, las mascarillas quirúrgicas, diseñadas para proteger a las personas del entorno, ya que evitan la salida de patógenos respiratorios como el virus de la gripe o el coronavirus.

Aun así, “ofrecen una cierta protección también para quien los lleva si se utilizan correctamente, ya que evitan la entrada de gérmenes”, explica Almirante. Tecnológicamente más sencillas que los respiradores, y más baratas, las mascarillas quirúrgicas se han convertido en la imagen icónica de la epidemia del coronavirus.

“Las mascarillas no están sujetas a regulación, no ofrecen un cierre aislante alrededor de la cara y varían ampliamente en tipos y calidades”, señalan especialistas de la Universidad de Nueva Gales del Sur (Australia) en un artículo en el que se resumen las evidencias científicas sobre las mascarillas dentro y fuera de hospitales.

Publicado en la revista British Medical Journal a partir de la experiencia acumulada durante la pandemia de la gripe A del 2009, el artículo concluye que las mascarillas ofrecen protección a personas que conviven con portadores de infecciones respiratorias, pero sólo si se utilizan correctamente, desde los primeros días de la enfermedad y se combinan con una adecuada higiene de manos.

El nivel de protección nunca es absoluto. Oscila entre un 18% registrado en Manhattan (lo que significa que sólo se evitaron aproximadamente uno de cada cinco contagios) y alrededor de un 70% registrado en Hong Kong y en Australia (donde se evitaron siete de cada diez contagios).

En los casos en que el uso de mascarillas no se combina con la higiene de manos, que consiste en lavárselas con jabón o desinfectante cuando puedan haber contactado con un agente infeccioso, las mascarillas dejan de ser eficaces para prevenir la infección.

Ningún estudio ha evaluado todavía si el uso de mascarillas quirúrgicas por la calle o en transportes públicos por parte de personas sanas, que es habitual en China y otros países asiáticos, ofrece algún beneficio. Tampoco hay estudios sobre sus posibles beneficios en personas que acuden a hospitales o ambulatorios en los que pueden entrar en contacto con pacientes afectados por infecciones respiratorias.

Con estos datos, la OMS recomienda que, en caso de sospecha de infección por el nuevo coronavirus, “las personas con síntomas respiratorios deberían ponerse una mascarilla quirúrgica y buscar atención médica si experimentan fiebre, tos o dificultad para respirar”. Para las personas sin síntomas respiratorios, por el contrario, “no se requiere una mascarilla quirúrgica dado que no hay pruebas de su utilidad para proteger a personas sanas”, aunque acepta que “se pueden llevar mascarillas en algunos países de acuerdo con las costumbres culturales locales”.

La OMS recuerda, en las recomendaciones publicadas el 29 de enero, que “llevar mascarillas quirúrgicas cuando no está indicado puede causar un costo innecesario, dificultades de abastecimiento y crear una falsa sensación de seguridad que lleve a descuidar otras medidas esenciales como la higiene de manos”.

En la misma línea, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. defiende en su web que “deberían usar mascarillas las personas que tienen síntomas de Covid-19 para ayudar a prevenir los contagios a otras personas”, así como “los trabajadores sanitarios y las personas que cuidan de alguien en entornos cerrados”.

Por el contrario, “el CDC no recomienda que personas que se encuentran bien (y no cuidan de enfermos) lleven una mascarilla para protegerse de enfermedades respiratorias, incluido el Covid-19”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

¡Tremendo!, chef argentina brutalmente asesinada en Paraguay

Mié Feb 26 , 2020
Una chef argentina radicada desde hacía ocho años en Paraguay fue asesinada a puñaladas en su casa de la ciudad de Luque y por el hecho hay un joven detenido, informaron fuentes judiciales y policiales. El hecho ocurrió la noche del pasado martes en la casa de la víctima, identificada por la […]